Cuánto consume un emisor térmico de 1000W.

¿Cuánto consume un emisor térmico de 1000W?

Los emisores térmicos son una tecnología de calefacción eficiente, moderna y respetuosa con el medioambiente. Producen una temperatura de manera uniforme en toda la habitación, sin excesos de ruido. Si has decidido instalar un emisor térmico de 1000W en tu hogar, es importante que conozcas cuánto energía consume.

Un emisor térmico de 1000W tiene un consumo de 1,2 kWh a la hora, que se traduce en 12 kWh al día, 360 kWh al mes y 4.380 kWh en un año. Estos valores son aproximados, pero sirven como referencia para el cálculo de los costes energéticos.

Ahorro energético

La cifra de 4.380 kWh anuales es superior a la que reportan otros sistemas de calefacción como los radiadores de almacenamiento. Por tanto, sin duda es importante el control y ahorro energético. Existen varias medidas adicionales para garantizarlo: debe configurarse el régimen de temperatura según la hora del día, la gestión de la calefacción con un termostato programable, y la selección de objetos aislantes térmicos para mantener la temperatura en el interior.

Ahorra leyendo:  Cuánto consume una freidora eléctrica.

Otra recomendación es sustituir el emisor térmico de 1000W por un de menor potencia. Por ejemplo, un de 600 o 800W, que resultará mucho más eficiente energéticamente, sin repercutir en la calidad de la calefacción ni en la factura eléctrica.

Para concluir

Un emisor térmico de 1000W ocupará poco espacio en la habitación y proporcionará calor uniforme de forma seca. Para maximizar su eficiencia energética es importante seleccionarlo correctamente, además de aplicar medidas adicionales de control y ahorro de energía.

Calcula tu mismo el consumo de energía:

Calculadora de Costo de Electricidad

€/

Debajo de esta calculadora te dejamos el precio de la luz por horas para el día de hoy

Scroll al inicio

RELLENALO Y TE LLAMAMOS

¿Quieres ahorrar hasta un 60% en tu factura de la luz? Rellena este formulario y un agente te llamará en 5 minutos. Recuerda tener una factura a mano para poder analizarla juntos.